CONOCE TU CEREBRO

CONOCE TU CEREBRO

 

images (1)Muchas veces oímos hablar y hablamos del cerebro humano, y de hecho lo estudiamos a edades tempranas, pero poco a poco lo vamos olvidando. Hoy te acerco mi pequeña aportación para hacer memoria y recordar cómo se estructura este prodigio de la naturaleza.

El cerebro humano metafóricamente podría definirse como una computadora de capacidad y potencial ilimitados, cuyo conocimiento acerca del mismo es aún muy limitado, pues la Neurología lleva estudiando e investigando algo más de cien años, y aún hay muchas incógnitas que despejar en torno al mismo.

Junto a la médula espinal, forma parte del sistema nervioso central. Pesa unos 1.300 gramos, y su masa aumenta en la misma proporción que los pulmones, el hígado, el estómago y el resto de las estructuras físicas corporales. Se plegó sobre sí mismo, de manera que alrededor del 98% de la corteza cerebral está oculta entre sus pliegues. Entre un 75 y un 85 por ciento del mismo es agua, esencial para el intercambio eléctrico de información que tiene lugar en él.

Las células que lo componen se llaman neuronas (unos cien mil millones las que están aquí ubicadas), que se comunican unas con otras y envían mensajes de ida y vuelta en forma de impulsos o señales electroquímicas.

Está formado a su vez por tres cerebros independientes que están interconectados: el tronco encefálico o cerebelo, el mesencéfalo o cerebro límbico y la corteza cerebral o neocórtex.  Los dos primeros funcionan bajo el control del subconsciente, y el tercero es el de la percepción consciente.

Tronco encefálico: zona de unión en que las fibras de la médula espinal se introducen en la base del cerebro. Es la parte más primitiva y constituye la mayor parte de la masa cerebral de reptiles y saurios. Es la parte responsable de la coordinación, el equilibrio, la orientación espacial y los movimientos corporales. Las actitudes innatas, las reacciones emocionales, los actos repetidos, los hábitos, los reflejos inconscientes y las habilidades que dominamos están conectadas y memorizadas en el cerebelo. Ayuda a regular funciones primitivas como la respiración, la deglución, los niveles de vigilia.

Mesencéfalo: es el más evolucionado entre los mamíferos. Está situado alrededor del tronco encefálico y ocupa sólo una quinta parte del volumen cerebral. Se le conoce como el cerebro emocional, actúa como regulador automático interno, manteniendo el equilibrio químico, y controla de manera automática, entre otras cosas, la temperatura corporal, los niveles de glucosa en sangre, la presión arterial, la digestión, los niveles hormonales, las reacciones emocionales y procesa la información sensorial vital. Es el responsable de la huída, la lucha, la alimentación y el apareamiento.

Neocórtex: apareció hace tres millones de años, cuando los mamíferos comenzaron a subir en la escala evolutiva. Es el componente más importante del cerebro,  y nos confiere características únicas que nos distinguen del resto de los animales.

Cubre a los dos cerebros anteriores, y su capa externa es lo que conocemos como materia gris. El neocórtex se divide en dos hemisferios simétricos (derecho e izquierdo), y cada uno de ellos es responsable del control del lado opuesto del cuerpo. Al igual que el mesencéfalo, está compuesto de varias partes, pero no voy a entrar en ello, porque se complicaría bastante, y no es el objetivo que me ocupa hoy.

La corteza cerebral o neocórtex es la morada de nuestros pensamientos y nuestra capacidad para aprender, razonar y racionalizar, de nuestra conciencia y de nuestra creatividad. Nos permite aprender y recordar, de manera consciente, lo que experimentamos en el mundo exterior, analizarlo, reaccionar e ir más allá de la recepción de un estímulo, resolución de problemas, toma de decisiones consciente y voluntaria, la planificación, la organización, la comunicación verbal, el procesamiento del lenguaje y el cálculo. Es el asiento de la mente ejecutiva, de tu identidad, tu personalidad y las funciones cerebrales superiores. Es el hogar de tu “yo”.

Se trata del mayor receptor de estímulos sensoriales, y hace posible que no nos veamos limitados por la necesidad de asegurar nuestra supervivencia frente a un medio duro y cambiante. Gracias al neocórtex creamos y apreciemos la música, el arte y la literatura, y luchamos por explorar y comprender tanto el mundo externo, como el interno. Nos permite poseer una personalidad única e individual y vivir como grandes pensadores y maravillosos soñadores.

Estas son unas breves notas, ya que podríamos estar hablando de la maravillosa máquina que es el cerebro humano horas y horas. Personalmente, me maravilla su percepción y capacidad ilimitada. Son innumerables los procesos químicos y biológicos que se están produciendo constantemente en nuestro cuerpo sin que muchas veces seamos conscientes de ello, y él es uno de los grandes responsables de su correcto funcionamiento.

Quizá ahora tengas una fotografía más clara de su estructura; está muy simplificado, lo suficiente como para que cualquier persona, de la edad y formación que sea, pueda entenderlo. ¡De eso se trata,  no de un tratado de anatomía!

Como siempre, disfruta de lo que te depare la semana. ¡Hasta pronto!

 

Begoña Poza.


Últimos Posts