LA REGLA DE ORO DE VEINTICUATRO QUILATES

LA REGLA DE ORO DE VEINTICUATRO QUILATES

Velas doradas

El post de hoy es un extracto de un libro que leí hace tiempo sobre inteligencia emocional aplicada a la educación de los niños, que me parece muy sencillo de comprender y fácil de practicar.

Se trata de una guía hecha a base de preguntas para que reflexiones y compruebes  cómo te relacionas con tus emociones en primer lugar, y cómo lo hace tu hijo, en segundo lugar. Es lo que sus autores llaman “la regla de oro de veinticuatro quilates” en inteligencia emocional, que tiene cinco principios o pasos básicos:

1.- Sé consciente de tus propios sentimientos y de los de los demás;

2.- Muestra empatía y comprende los puntos de vista de los demás;

3.- Haz frente de forma positiva a los impulsos emocionales y de conducta y gestiónalos;

4.- Plantéate objetivos positivos y traza planes para alcanzarlos;

5.- Utiliza las dotes sociales positivas a la hora de manejar tus relaciones.

TESTEA TU INTELIGENCIA EMOCIONAL

1.- ¿ Hasta qué punto conoces tus propios sentimientos? ¿ Y los de tu familia? Piensa en algún problema reciente que haya surgido en la familia. ¿ Cómo te sentiste al respecto, o tus hijos, u otras personas involucradas en ese problema?

2.- ¿ Qué grado de empatía experimentaste hacia los demás? ¿ Eres capaz de expresarla? ¿ Cuándo fue la última vez que así lo hiciste? ¿Estás seguro de que los demás son conscientes de lo que estás haciendo? ¿ Eres capaz de comprender los puntos de vista de los demás, incluso durante una discusión?

3.- ¿ Cómo haces frente a la ira, la ansiedad y otras formas de estrés? ¿ Eres capaz de mantener el autocontrol cuando eres víctima del estrés? ¿ Cómo te comportas después de una jornada muy dura? ¿ Con qué frecuencia les hablas a gritos a los demás? ¿ Cuáles son tus mejores y peores momentos? ¿ Varían estos de un día para otro?

4.- ¿ Qué objetivos te has fijado para ti mismo y para tu familia? ¿ Qué planes has trazado para lograrlos?

5.-  ¿ Escuchas de verdad lo que dicen los demás? ¿Haces que la gente reflexione sobre lo que está diciendo? ¿ Abordas los conflictos sociales de forma sensata? ¿ Consideras las alternativas antes de decidir una vía de acción?

TESTEA LA INTELIGENCIA EMOCIONAL DE TU HIJO

1.- ¿ Hasta qué punto es capaz tu hijo de expresar con palabras los sentimientos? Si le preguntas cómo se siente, ¿ puede responderte con un término que describe un sentimiento o me explica qué le sucede? ¿ Es capaz de identificar una gama de sentimientos con gradaciones intermedias? ¿ Es capaz de identificar los sentimientos de los demás?

2.- ¿ Cómo demuestra empatía tu hijo? ¿ Cuándo fue la última vez que pareció identificarse con los sentimientos de otro? ¿ Muestra interés por los sentimientos de los demás? Cuando le cuentas historias acerca de las desdichas ajenas, ¿ cómo reacciona? ¿ Es capaz de comprender distintos puntos de vista? ¿ Puede ver ambas posturas en una discusión en pleno conflicto?

3.- ¿ Es capaz tu hijo de esperar para obtener aquello que desea, en especial cuando se trata de algo que desea de veras? ¿ Puede esperar para obtener algo que tiene justo ante sí pero que en ese momento no puede tomar? ¿ Hasta qué punto es capaz de tolerar la frustración? ¿ Cómo expresa la ira y otros sentimientos negativos?

4.- ¿ Qué objetivos tiene tu hijo? ¿ Qué objetivos te gustaría que se fijase? ¿ Planea tu hijo alguna vez las cosas antes de hacerlas? ¿ Le has ayudado alguna vez a desarrollar un plan para obtener un objetivo?

5.- ¿ Cómo resuelve tu hijo los conflictos? ¿ Hasta qué punto es independiente a la hora de resolverlos? ¿ Sabe escuchar, o no deja hablar a los demás? ¿ Es capaz de pensar en diferentes modos de resolver conflictos?

Contestadas todas estas preguntas, piensa en tus áreas de fuerza y las de tus hijos, y también las de mejora en las que todos deseáis u os resultaría interesante trabajar. Si tu hijo no sabe responder a estas preguntas, inventa una historia y hazle las mismas preguntas pero referidas a los personajes, y verás como le resulta más fácil contestar.

Lo óptimo sería que reflejases por escrito tus conclusiones, de modo que te sirviera de punto de referencia, y pudieras ir haciendo seguimiento de tus avances y dificultades.

Espero que te haya resultado fácil y te animes a ponerlo en práctica. Si tienes dudas al respecto, por favor, consúltame, y estaré encantada de ayudarte a resolverlas. Como siempre, ¡adelante con tus comentarios! Son todos bienvenidos.

¡Feliz Puente y feliz semana!

Begoña Poza.


Últimos Posts