LÍDER DEL SIGLO XXI

LÍDER DEL SIGLO XXI

 

liderazgoEntre todas las habilidades directivas, la más codiciada, la que ha dado origen a cientos de cursos monográficos, a miles de libros y publicaciones, la más buscada entre los aspirantes de cualquier proceso de selección para un puesto directivo, es el LIDERAZGO.

Cualquiera puede ser un líder, sin importar su profesión o preparación académica. En realidad, es una filosofía de vida, y consiste en lograr que las personas se desarrollen, ayudarles a liberar plenamente su talento persiguiendo una visión, un objetivo que el líder les ha ayudado a entender que es valioso y tiene sentido.

Te daré algunas claves para entender  y desarrollar tu papel como líder:

  1. Habla a tu equipo de la misión y la visión de la organización, y deja que sientan que una parte de ella les pertenece. Afronta los retos y conviértelos en oportunidades de crecimiento, de mejora y de éxito para todos. Deja que fracasen de vez en cuando, es un aprendizaje que les acerca al triunfo.
  2. Asume tu responsabilidad, delega, sé honesto, conviértete en un modelo que quieran emular, sé coherente y consecuente con tus principios y tus actos. Si no confían en ti, no habrá compromiso, y sin éste no hay organización. Dedícales tiempo, cultiva la relación escuchándoles y empatizando con ellos.
  3. Crea equipo: selecciona bien a tus empleados y después hazles llegar tu reconocimiento y agradecimiento por su esfuerzo y trabajo bien hecho, pues conseguirás que se repita. Un objetivo claro y un reconocimiento sincero son los motivadores más importantes, y no cuestan dinero. Éste motiva sólo a corto plazo, es efímero. Si tienes que prescindir de alguien, no dilates la decisión; cuanto antes, mejor para todos.
  4. Acepta los cambios, alíate con ellos y adáptate a las nuevas reglas. Conviértete en un Maestro de la flexibilidad, del manejo de los imprevistos. El cambio es una constante en la evolución de la humanidad, por lo que de nada sirve resistirse a él. Invierte en formación y desarrollo continuos de tus empleados y aportarán mayor valor a tu organización. No lideras personas ni empresas, sino actitudes.
  5. Céntrate en lo importante. El 20% de tus actividades genera el 80% de tu producción. Sé dueño y no esclavo de tus opciones. Centrarse en lo valioso exige una enorme autodisciplina y una profunda convicción interior. No me extiendo más en este punto. Te recomiendo el post de la semana pasada que lo dediqué íntegramente a la gestión eficaz del tiempo.
  6. Promueve e impulsa la creatividad y la innovación. Enseña a los miembros de tu equipo a asumir riesgos y a explorar nuevas formas de pensar. Relativiza los errores y deja que fracasen. Premia las ideas originales, las nuevas soluciones para los viejos problemas. ¿Qué harías si supieras que no ibas a fracasar?
  7. Procura dejar una contribución para los que estén por venir, empieza algo que los demás puedan seguir y desarrollar. Tu legado pone de manifiesto lo mejor de ti.

Como siempre, quedo a tu disposición para lo que necesites y esté en mi mano ayudarte.

¡Disfruta de lo que te depare la semana!!!

Begoña Poza.


Últimos Posts